Los Franciscanos de Tierra Santa ahora pueden celebrar el Bautismo de Jesús más de una vez al año.


En el río Jordán conlos franciscanos

 

Enero 19 de 2012, The Jerusalem Post
POR: Ariel Ben Ami, Travelujah

Para mayor información sobre turismo cristiano y Tours a Tierra Santa en Israel contacte Travelujah.

El domingo 8 de enero, los tours a Tierra Santa de Travelujah arreglaron que yo acompañé a los Franciscanos de Tierra Santa en su peregrinaje anual al río Jordán. Este viaje “anual” era más bien único, porque el mismo evento fue celebrado en el mismo lugar…menos de tres meses atrás. La razón Hasta hace poco, el Sitio Bautismal conocido como “Qasr al Yahud” era una zona militar cerrada, y los peregrinos podían  ir ahí solamente una vez al año en el último jueves de octubre. Pero el verano pasado las autoridades israelíes abrieron el sitio durante todo el año. Con el sitio siendo ahora mucho más accesible, los Franciscanos decidieron cambiar la fecha de su peregrinaje anual al tiempo litúrgico más apropiado para esto, en la Fiesta del Bautismo del Señor celebrado en el primer domingo después de la Epifanía (Enero 6).

 

El bus cargado de frailes dejó el Centro Notre Dame en Jerusalem poco después de las 8 a.m., con una atmósfera festiva a bordo. Los intentos de Fr. Artemio Vitores, el Vicario Custodio, para anunciar el orden del día en el micrófono fueron periódicamente interrumpidos por varias bromas y canciones. Después de solamente media hora de viaje, hicimos una breve primera parada en la Parroquia del Buen Pastor en Jericó donde los frailes y fieles fueron bienvenidos por las autoridades civiles. Quince minutos después estábamos de regreso al bus y dirigiéndonos hacia el Río Jordán.

 

En el Río Jordán

 

Tan pronto como arribamos, los Franciscanos se formaron para su procesión ceremonial, comenzando desde un monasterio abandonado cerca del parqueadero. Los frailes lideraron la procesión hacia el río  caminando a través del suelo rocoso en dos filas ordenadamente mientras cantaban himnos en latín tales como “Lauda Ierusalem Dominum” y “Christus vincit”. Ellos eran seguidos por el Custodio de Tierra Santa, Fr. Pierbattista Pizzaballa, acompañados por dignatarios religiosos, civiles y militares, y con los fieles cerrando las filas justo detrás de ellos.

 

Una vez que llegamos a la orilla del Jordán la Misa comenzó rápidamente, celebrada por el Custodio. El escenario era ideal mientras nos sentamos en un clima apacible bajo las palmeras, a unos pocos pies de distancia del agua en la cual Jess fue bautizado por Juan el Bautista. La lectura del Evangelio de Mateo nos recordó que éste es el lugar donde el llamado y la misión de Jesús fueron revelados por el Padre, cuando después de salir del agua los cielos fueron abiertos, el Espíritu Santo descendió como una paloma sobre él y una voz desde el cielo dijo “éste es mi Hijo Amado, en quien Yo me complazco” (Mat. 3:17).

 

Cuando el Custodio caminó alrededor de la multitud, salpicando a la gente como un recordatorio de nuestras promesas bautismales, se sintió como un privilegio único ser bendecido con unas pocas gotas de agua del Jordán en esta Fiesta del Bautismo de Jesús. Como Fr. Ibrahim, el sacerdote párroco de Jericó los recordó la homilía?? nuestro bautismo significa una muerte con Cristo y levantarnos a una nueva vida con él. El momento fue de seguro especialmente conmovedor para los padres de cinco niños quienes fueron entonces bautizados por Fr. Ibrahim.

 

En contraste a la desierta orilla jordana del río frente a nosotros, a un tiro de piedra de distancia, la gran multitud jubilosa en nuestro lado no dejó de que un evento festivo estaba siendo celebrado.

 

“Es grandioso estar aquí un verdadero privilegio” dijo el Hermano Maurizius, un seminarista Benedictino quien se unió a los Franciscanos por el día “Fue una celebración muy bonita en el Río Jordán en el día del bautismo de Jesús en el lugar de su bautismo”.

 

Fr. Paul, un joven sacerdote indio estudiando en Jerusalem, se hizo eco de él. Yo realmente disfruté este día y fue verdaderamente maravilloso ver a cinco niños siendo bautizados en el mismo lugar donde Jesús fue bautizado.

 

El Monte de la Tentación

 

Después de la Misa, regresamos al bus y nos dirigimos al Monte de la Tentación que tradicionalmente se cree es el lugar donde Jesús fue al desierto después de su bautismo para ser tentado por Satanás por 40 días. El ascenso hasta el Monasterio Griego, conocido como Qarantal, saliendo desde la roca alta sobre Jericó no fue tan difícil como parecía desde abajo –una mera caminata de 20 minutos desde el parqueadero.

 

A la entrada del monasterio, un diácono franciscano leyó el relato de la tentación de Jesús antes de que entráramos para una corta visita. Caminamos a través de estrechos pasadizos que conectan todo el monasterio, y fuimos atendidos con algunos refrescos y bocadillos, cortesía de los Monjes Ortodoxos quienes cuidan el monasterio. Después dimos un rápido vistazo a las nuevas modestas capillas y cuevas labradas en la roca de esta obra maestra de arquitectura monáica, antes de dirigirnos hacia abajo al bus para ir a nuestra última parada del día.

 

Almuerzo en la Parroquia de Jericó

 

Nosotros terminamos donde empezamos, en los jardines de la iglesia de la parroquia de Jericó los frailes y los invitados fueron atendidos por la comunidad cristiana palestina local con un fantástico almuerzo de carnes a la brasa, ensaladas árabes (incluyendo el obligatorio hummus y pasta de berenjena), y varios productos horneados. Fue un momento ligero para una conversación casual, antiguos y nuevos encuentros con mucho buen humor y risas, y el compartir las experiencias en muchos idiomas: además de la lengua franca del día [latín, el italiano y árabe, uno también podía oír bastante español, francés, inglés, hebreo, y otras lenguas.

 

En un momento de conflicto y disturbios en el Medio Oriente, esto fue una mini-evocación de la Torre de Babel y la actualización de la unidad y fraternidad de Pentecostés. Esto fue más visible al final del día cuando algunos de los Franciscanos se unieron para cantar canciones en sus varios idiomas. El improvisado show de talentos coronó el día bien invertido celebrando el comienzo del ministerio de Jesús y nuestra propia participación en el ministerio de su vida, muerte y resurrección.

 

Ariel Ben Ami nación en Canadá y es actualmente un estudiante de doctorado en la Universidad Hebrea de Jerusalem y escribe regularmente para Travelujah-Tours por Tierra Santa. Él está fascinado por las raíces judías del cristianismo y disfruta escribir sobre tópicos bíblicos y teológicos. Él es fundador y director de Católicos por Israel, un apostolado laico dedicado a la construcción de puentes y el promover la reconciliación entre Israel y la Iglesia.

 

(Traducción por el Consulado General H. de Israel en Guayaquil)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s